Usme pueblo, Bogotá. #usmeparanormal

Relato de Digan Rubio:

«En la época en que se vendieron terrenos (sin papeles). A varias familias las comenzaron a asustar ya que esas prácticas ilegales fueron rechazadas por la iglesia. Entonces se cuenta que en una misa, el sacerdote advirtió que si invaden o adquirían un terreno fraudulento sería azotado por las ánimas. Esto le pasó a mi familia. Yo era muy pequeños pero me acuerdo de lo siguiente. A mis abuelos les tocó hablar con el sacerdote y legalizar todos los papeles de la casa para que las ánimas no nos jodieran más. Eso fue duro porque esas animas nos molestaban incluso dentro de la iglesia. Pero no son como personas, son raras, como deformes, o como sombras. Después de eso ya no las volvimos a ver»

Copyright © Howard Gutiérrez

Altos de la florida, Soacha. #soachaparanormal

Relato de Zambrano M:

«Cuando levantamos nuestro rancho por aquí solo éramos tres familias. Los que nos vendieron los lotes no nos dijeron que no habían limpiado el cerro. Esto se hace desde hace mucho tiempo, se supone que cada montaña tiene su espíritu protector y cuando uno viene tiene que pedir permiso, limpiar la tierra con misas o una reunión religiosa. También limpiar el lote individual. Pues, eso se hacía antes, ahora solo se meten y ya. Pero a nosotros nos asustaban, nos golpeaban las paredes, el techo, y cuando uno salía para ver qué era. Podíamos ver luces en el cielo que se movían raro, o personitas pequeñas que se escondían en el monte»

Copyright © Howard Gutiérrez

Puente de la virgen de Suba, Bogotá. #Subaparanormal

Relato de Elisa Montés:

«Eran las 11 de la noche y un hombre estaba pidiendo ayuda a los pocos transeúntes y ciclista que pasaban por allí. Tenía sangre en la cabeza y en su pecho. Yo quería pasar de largo y que no me viera. Pero él se dio cuenta. Entonces me comenzó a seguir, me decía » Ayúdeme, llevo aquí mucho tiempo y nadie me ayuda» yo seguí caminado sin hablarle y aceleré el paso. Subí las escaleras y cuando llegué arriba el tipo estaba allí. Me asusté más, pensé que me iba a hacer algo. Entonces intenté trotar pero el tipo me seguía diciendo » ayúdame, ayúdame, quiero ver a mi familia y necesito tu ayuda» No aguanté más y salí corriendo. Pero volvía y aparecía a cierta distancia, su aparición pasó tres veces más. Fue horrible, era como un sueño. Cuando llegué a mi casa le conté a mi mamá y a mi papá. Ellos me contaron que allí se aparece un hombre que asesinaron por robarlo, o algo así, y que busca ayuda para trascender. Después de eso decidí hacerle una misa para que descansará en paz»

Copyright © Howard Gutiérrez

Usme pueblo, Bogotá. #Usmeparanormal

Relato anónimo:

«Yo caminaba desprevenido, pues iba pensando en una ruptura con mi ex. En eso, escuché a un niño que me llamaba por mi nombre desde allí adentro. Le aclaro que era la una de la tarde. Desde la reja yo miraba al niño y se me hacía raro pues no lo recordaba de ningún lado. El niño me saludaba con su mano y me sonreían. Luego me entró una llamada y yo contesté muy desprevenido. Era mi ex, quién me dijo que había abortado a nuestro hijo por venganza. Ella me colgó y el niño que me llamaba salió corriendo en dirección a la casa. Mi instinto me hizo ir detrás de él. Pero a medida que él llegaba a esa casa se iba desapareciendo hasta que no lo vi más. Lo busqué y no había rastro de él. Yo siento que era el alma de mi hijo abortado quién se estaba despidiendo»

Copyright © Howard Gutiérrez

Santa Ana, Bogotá. #Usamquénparanormal

Relato de Alejandro. G:

«Las cosas más raras e inexplicables pasan aquí o en el sur. Esto no distingue estrato. Yo subía en el automóvil, eran las 3 a.m. Y en este desvío de la calle me tocó frenar porque vi una procesión de personas que vestidas muy extraño. No es algo que se use o se usara en nuestros tiempos. La luz del carro los alumbraba y de un momento a otro me vieron, entonces se me lanzaron. Eso movían el automóvil muy fuerte. Yo comencé a pitar y llegaron los vigilantes. Ellos vieron que el automóvil se estaba moviendo pero no veían a las personas»

Copyright © Howard Gutiérrez